21 de octubre de 2008

Lluvia

El adoquín lucía lentejuelas
y en sus espejos el cielo se peinaba
con el fulgor de mil estrellas

Temblaba la mano del sacristán
quien apagó las velas

y dejó tendidas mantas tristes
sobre el desván de mis ojos

con el llanto de los astros

El viento se colaba en los espacios
con cada golpe

de cuantas lágrimas

ahogaba el océano


Y en seguida mis cabellos marchitados
gemían al cielo sus labios helados


Escrito por Felipe Rodriguez
En primera persona:
"Vivo en santiago desde mi nacimiento, tengo 18 años y estudio arquitectura en la Universidad de Chile. Nunca he tomado un curso de poesía o literatura por razones de tiempo y dinero; solo me acompaña mi afición a la lectura, principalmente por la poesía de Huidobro y derivados. Este es el primer año en el que participo en varios concursos de lírica. Uno de mis grandes anhelos es lanzar un libro de Foto-poemas bien pronto, por lo que debo saber si mis escritos son aptos para dicho proyecto. Es por esta razón que no dejo de inscribirme en múltiples concursos para saber si tengo la capacidad para escribir buenos poemas.
Otro de mis intereses se basa en el arte. En tiempos libres pinto en oleo sobre tela. Este año tendré mi primera exposición donde venderé alguno de mis cuadros.
Uno de mis sueños es ser reconocido en el mundo del arte, llegar lejos, ser alguien en el mundo cultural de latinoamérica. Espero tener la capacidad suficiente para lograrlo."

No hay comentarios.: