24 de octubre de 2008

MUSTIO PRESAGIO O LOS LÍMITES DE UN DISCURSO

Las evidencias sobre Baldomero Peru, son sólo signos esparcidos en un Valparaíso lejano y poco vidente a la hora de reunir acontecimientos en hechos que pudiesen darnos pistas o signos de una elocuente vivencia de este autor que estuvo merodeando cerros y orillas de playa por los setenta. Es un creador al borde de lo maldito en la poesía chilena. Prematuramente desaparecido, poco plausible y gestor de una bruma poética poco reconocida por sabedores, desdeñadores o inquisidores de fusta a la hora de desasirse de antologías.
Creador de Mustio Presagio, pieza única que consolida su acercamiento a la ya tan bullada, vasta y sumida marea de creadores de poesía que hicieron en ese entonces un discurso plebe, consanguíneo y mutante para referirse a sus pares.
Nacido en Valparaíso, según testimonios veedores que lo califican como “melancólico, casi nocturno en su transito por la vida”. Este creador arribó a esta ciudad en 1956, siendo su primera residencia. Posteriormente su familia se trasladó a El Salto en la ciudad de Viña del Mar. De allí su deambular entre la geografía de estas dos ciudades.
Adolescente, su quehacer literario se fustigó de autores de la talla de Mallarme, Eluard, Trakl y otros creadores prodigando por otro lado un inquietante acercamiento a la obra de nuestro Teillier.
Baldomero Peru, autor que se margina arbitralmente del quehacer local dice: “Nada me es ajeno, he descubierto lo que ya se ha descubierto por otras voces, poseo el don de convertir los gestos, las vicisitudes y los descalabros mutantes en tránsito que versan en mi poesía.” Así se posesiona de disyuntivas para crear sus primeros textos: “Fuertes alzas imperan y merman el presupuesto familiar” Esta insinuante pigmentación prevalece en sus afanes como signo permanente de su obra. La mezcla del paisaje trasferido a signos haciendo que el tiempo y la figura femenina que encausan su andar poético, no decaigan a la hora de determinar su intención verbal. “Encontrada con múltiples heridas que acabaron con su vida, mujer de aproximadamente 30 años permanece sin identificar en una de las salas de atención publica de esta ciudad.
Su infancia merodea en textos de naturalezas muertas y pintores renacentistas que no merman su fecunda creatividad. Seguidor de libros de botánica, educación pre escolar, historia universal y manuales para criar conejos, se prodigó de ciertos afanes melancólicos que arrastró hasta sus últimos días de bohemia y disidencia entre las calles, en ese entonces, barrio chino de Valparaíso.
Los atardeceres de Baldomero Peru, por cierto siempre cerca de los muelles, lo prodigaron de características prodigiosas con respecto a sus congeneres de verba poética. Caminante perpetuo de calles y pasajes donde se ilustraba conectado a sus lecturas predilectas. Visitador asiduo de bares, locales o casas, donde convergían sus creaciones entre copas y conversaciones de tópicos que hicieron de él, un mito urbano como muchos otros personajes que deambulan por las calles y sitios más dispersos de esta ciudad. Valparaíso, fue su creación en su poesía, creada mustiamente entre roqueríos. Sus palabras tejían el rito metálico del cemento. Memoraban su geografía lingüística en un enjuague versado que dio una perpetuidad a sus textos. Diáfana urbanidad en los bajos fondos del puerto. Aun en viejas paredes, muros a punto de caer, laberintos asimétricos que encausan la entrada hacia los ascensores, escaleras desechas por el tiempo, puertas corroídas de pigmentado quehacer se encuentran sus textos. Vocablos de poesía que enuncian su discurso voceado nunca tardíamente por los jóvenes de hoy.
A sus veintiún años, su camino prodigó una inquietante interrogación respecto del quehacer poético porteño. Otros autores prodigaron otros afanes en la poesía y sus discursos, más bien retóricos, o elocuentes se manifestaron en lo político y amoroso. Generación emergente, nn. Él en todo caso, mustió la verba en situación de yuxtaponer un género contra otro y en lo posible no parecer poético lo que ya estaba convertido en poesía.

Fotógrafo sin cámara insinuó la xilografía de las calles como soporte gráfico para obtener su única ilusión. Su irrealidad como sujeto en la selva porteña dejando despeñar el convencimiento de que su vida estaba trunca para más tiempo. Cobijarse en los sitios más inverosímiles para germinar su poesía y mutarla en parte del paisaje. Este autor, excluyente de generaciones, voceó su pear en gesto urbano dejando el presagio de que su trámite no terminaba en la página en blanco o en la edición limitada del libro. Voceó la contingencia y la premura del párrafo, de la columna periodística, de la crónica roja, de la crítica literaria, del aviso comercial y del abismo poético de su discurso en muros y paredes como ya he dicho anteriormente.
Antepuso la tesis del vocablo solo atrevido al papel para un lector pasivo y no intervensionista como sucede para un soporte urbano, gestual, arquitectónico, irracional o estático y de no impulsor de emociones lictuales como in situ, donde la gestualidad del lector cobra una relevancia mayor como signo determinante para validar su obra. Este creador difuso una contraseña hacia la página escrita como tradicional y vuelca esa premisa de escribidor en otro tema y continua como tipógrafo transfiriendo su escrito al metal rústico de la página en la linotipia.
Ya su poética es controvertida para doctos, críticos, filósofos, coautores, ensayistas y premonitores de antologías del parnaso mecual como suele suceder en el ámbito de la movilidad creativa donde no están todos, ni son todos los que están.
Entonces, reducir su articularidad como poeta a la explanada de la ciudad, no valida su alejamiento póstumo como autor de un discutible discurso de antología. Su obra no está reducida a ser reconocida por lectores furtivos o certeros francotiradores que emularon su discurso mas allá de las paredes como soporte o aquellos que intervinieron en su trazado urbano para luego desfallecer en el anonimato. Bástese entonces que este autor ha contribuido con su mensaje a dispersar un tratamiento poético versado en la superioridad del contexto. Su trajinar ambulativo contradice el posesionarse en la página en blanco o discutir los trajines que puede tener un texto a la hora de manifestarse. Mustio Presagio, valida a un creador en la poética discursiva que con la elocuencia inminente rastreó su verso tapiando sin limites una ciudad.

Quilicura, 22/10/008


Escrito por Pablo Delgado U.
Pablo es del equipo editorial de la revista La Mancha (desde un lugar de Quilicura). Su romance con la literatura lleva años y durante el 2008 ha participado activamente en concursos y publicaciones. Actualmente trabaja con el equipo de La Mancha en la revista número 12.
Enlaces relacionados:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, estoy recorriendo el blog y este texto me parece conocido, el estilo, el tema, la forma y como también la foto del señor autor.
Me gusta leer lo que escribe él y enredarme en sus remolinos de palabras que bambolean al lector.
Gracias por escribir acerca de Baldomero, tan ignorado por la industria y por la masa (que se cree) intelectual.

Mí.

Integrantes dijo...

Es muy lindo él... me gusta MUCHO, y no me digan que este comentario no tiene que ver con literatura porque, si supiesen la de poemas y ademases que he escrito por él... sabrían que esto es literatura PURA.

Amanda