21 de octubre de 2008

La Voz

En lo absoluto de la alegría casi sollozante
El sonido de mi voz se alojó con alegría
Límpida, grave, tierna, susurrante
La voz, mi primer grito o suspiro cuando nacía.

Voz, que se derrama a metal
Como un vaso de agua cantarina
Voz, sólo la voz, de bronce o de cristal
Lira, flauta, cuerdas cristalinas.

La voz, tu voz, amor tan calma
Que importan las palabras sin razón
Tu voz, que me penetra como luz del alba
Que como onda ondula mi dichoso corazón.

Sólo la voz ¡Oh Dios¡
Creador, polífono, viento de voz y diva
Cavidad sonora que se multiplica
Fuentes de voz, monótona y cautiva.

La voz, al bebé, no le importa ni hay malicia
No la entiende, no la oye ni santa
Sólo la voz, mamá, tu voz que le acaricia
Le murmulla, le arrulla, tu voz le canta.

Mi voz, tu voz, herramienta viva
Que honra y altivece la lectura
Que se apalabrea conmovida
Solo la voz, que florece en agua pura.


Escrito por Nancy Ramírez A.
Nancy vive en Quilicura y ha publicado sus poemas en Revista La Mancha. También participa en actividades culturales de difusión literaria. Hace poco estuvo un poco enferma, pero aún así se ha dado el tiempo de escribir! Le mandamos un gran saludo.

1 comentario:

Integrantes dijo...

Saludos a mi amiga Nancy y felicitaciones por ver otro de sus poemas publicado.
Lo releí varias veces y aún me quedan ganas de quitarle algunas comas.
Seguiremos trabajando en eso....

Amanda