29 de noviembre de 2008

Ella olvida | Ivonne Coñuecar

nos alejamos lenta e irremediablemente / cada una decidió su ciudad de exilio /
su mundo parecía aún tirado por los recuerdos de nuestras calles.
se arrastraba / hacía las cosas que le decía porque olvidaba todo.
las calles de Santiago. mil novecientos setenta y tres. el año en que no nací
los gritos de los torturados escapan del Estadio Nacional / los fans van a los conciertos entre medio de fantasmas. dos mil ocho.
No. Mentira.
ella olvida / nadie lo cree / nadie lo quiere.
sin golpes en un país anestesiado / ella tiene anestesia en las venas /
dicen que los ratones carcomían los úteros. ella lo olvida.
que los tanques rompían las aceras. ella no quiere
que su corazón se llene de otros / le dije entonces que la historia la hacen los pueblos / la memoria va más allá aunque no quiera /
nos alejamos lenta e irremediablemente por las calles de un Santiago que inventamos / Santiago quiso que las bombas explotaran en los ochenta /
que los panfletos volaran en las poblaciones / y que la televisión seducidio de humanoides viniera en picada hasta el libre mercado.
dijeron que no fue así. ella lo olvida.
fuimos a conciertos / llenamos de adrenalina los póstumos asientos / celebramos lo que debíamos celebrar / no supimos lo que pasó. yo no lo olvido

ella escribe de lo que no sabe / ella olvida lo que no sabe / las calles imperialistas e Internet / las cifras se manejan como si fuera otro mundo
los niños jugaban con trompos y bolsas de plástico / nos dejaron sin niños tecnología y pedófilos / nos dejaron sin leyes

ella es la (c)pausa de todos mis males / los que siguen cuando ella olvida todo
los boicots de la memoria que carece / su mirada tan perdida en las plazas con palomas infectadas / ya las migas de pan no son un gesto romántico
el cuerpo de las ciudades en las manos de la memoria que olvida
sin dejar migas / ella olvida todo lo que sabe.

olvida que el lada lo compramos porque acabó la guerra fría / que el olor de los servicios públicos era húmedo y polvoriento / se escuchaban las Olympias y Olivettis.
nos alejamos lenta e irremediablemente de las ferias de los domingos / preferimos el aire acondicionado de los malls / ella olvida el sabor de las frutas.
ella olvida todo.
caminamos por las casas llenas de grúas / gritaste en el metro que me amabas y no te escuché / no hay ideologías. ella olvida que soñábamos. que amábamos / ella olvida que su lápida es sólo el comienzo de mi nueva ciudad.


Escrito por Ivonne Coñuecar
desde Valdivia

1 comentario:

Integrantes dijo...

Buen tema. Acertadas las palabras que hilvanan muchas frases decidoras.
Lo malo: el desorden en la estructura no ayuda a una buena lectura y se titubea en cuanto a la secuencia y comprensión.
Puchas... me hubiera gustado leerlo do otra forma.

Amanda