15 de febrero de 2008

Los queltehues no tienen la culpa









Escrito por Rodrigo Suárez


Los queltehues no tienen la culpa,
no fueron ellos los chamanes
del viento gris, la tensa lluvia.

Al contrario, puedo verlos correteando nubes
mientras ordeno los ladrillos sobre el tejado,
las tablas rotas, el neumático fiel.

No pudieron ahuyentar a los portaviones
que encallaron en el pie de monte.
No tuvieron chance alguna de alejar
a las ballenas de la playa.

Es inútil arreglar la plancha volteada.
Elijo una olla bien grande
y la pongo
debajo
de la
cascada
latente.

Giran los queltehues todavía
y abajo
los pichones gritan
porque ya
presienten
la muerte
en
aguacero.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Rodrigo: me demoré un poco en escribir por temor, quizás , a parecer muy halagueña. Hablé con Eli y me dijo que no hay cuidado... quiero decirte que además de encontrar que eres un muy buen cuentista, me sorprendiste con la sensibilidad demostrada en este poema, Los Queltehues. Pensé, equivocadamente, que lo tuyo era más por lo técnico. Me gustó mucho...
Eso solamente.

Amanda