3 de diciembre de 2008

Ciudad furtiva | Juan David Ochoa


sus rostros de piedra abrupta la identifican, aunque no pueda hablar.

usted es esa deforme creación de especimenes perdidos

en un cause azaroso del tiempo.

sus gritos de engendro trastornado

alcanzan todos los oídos con tanta intensidad que

sus ecos fluctuosos aun quedan recorriendo en las noches

la figura férrea de sus órganos.

A pesar de estar muerta sigue tan

hirviente como un piedra fundida,

y aun con su mezquindad y su violencia

será eternamente libre y quedaran inexorablemente

impunes todas las arcaicas victimas

que usted ha abandonado en el oscuro vía crucis de sus hijos.

su esquizofrenia eterna no ha tenido nunca cura y ha sobrevivido

siglos imposibles con la impavidez de un arco en el infierno.

su múltiple personalidad nos confunde y nos hipnotiza con su macabro

frenetismo de luces sombrías.

asi nos verá morir con sus ojos rojos y nos olvidará con la ingratitud

de un monstruo... loca maldita,

usted seguirá babeando esperma y acontecimientos

hasta que una roca sideral la juzgue.




Escrito por Juan David Ochoa
desde Cali Colombia.


1 comentario:

Cindy dijo...

La producción de Juan David Ochoa es un poema fresco, dibuja el paisaje urbanístico de forma subjetiva hasta no poder la imaginación, felicitaciones.