20 de agosto de 2008

El día en que murió el general.

Me contaron que el día en que murió Pinochet, Armando Jaramillo tuvo que hacer un esfuerzo para no soltar el llanto. Con el general terminaba una época convulsa pero gloriosa a la que tenía amarrados sus recuerdos.
El 11 de septiembre del 73 él era un simple soldado, joven, sin experiencia, que de pronto se veía envuelto en una gran revolución, portando un arma.
Fueron días aquellos llenos de adrenalina y patriotismo, pensó, días que no volverán, cuando un soldado podía hinchar el pecho de orgullo al saberse salvador de su patria.
Los 17 años que siguieron él, como muchos otros, veneró al general como al héroe refundador de la república, e hizo del ejército su familia, su iglesia.
De eso estaba orgulloso. No era que ignorara algunos pequeños y supuestos excesos, pero si estos habían realmente existido los justificaba con la consabida cantinela de que fue una guerra y en una guerra pasan muchas cosas.
El había tenido la suerte de servir en una unidad especial encargada de neutralizar, léase hacer desaparecer, a algunos elementos subversivos que continuaban con sus ideas nefastas.
Cierto, al principio le costó apretar el gatillo y ver como gracias a ese acto sencillo otro ser humano, un semejante, desaparecía de la faz del planeta. Pero con el tiempo se acostumbró mientras aprendía a ser un buen soldado.
Después perdió la cuenta de cuántos había dado de baja luchando por tener una patria libre, a las órdenes de su general.
A veces recordaba la cara de uno que otro de los prisioneros, rendidos a su suerte, esperando el desenlace. Antes de dispararles les había propinado una pateadura inolvidable para ponerlos como ejemplo ante sus compañeros detenidos. Su capitán lo había incluso felicitado por su inmejorable espíritu castrense, aunque las ejecuciones eran una orden y su deber, cumplirlas.
Que tiempos aquellos, suspiró, en los que todavía uno podía ser de esos héroes anónimos, de los tantos que conformaban las filas de esa época.
Por eso ahora no se podía consolar al escuchar en la radio la muerte del general.
Ya no eran suficiente las infamias con que los desagradecidos bastardos hacían que algunos de sus oficiales enfrentaran los tribunales de justicia; ni el epíteto de asesino que le colgaban a quienes lo único que hicieron fue cumplir con su deber.
Ya ni siquiera era el mismo ejército aguerrido, cohesionado, comprometido con la lucha. Ahora el líder los abandonaba, los dejaba huérfanos, solos.
Pero no podía llorar, no debía. Tenía que ser consecuente. En aquellos tiempos, recordó, si un detenido lloraba la pateadura seguía. No se soportaban maricones. Llorar era un signo de debilidad. Los militares no lloran.
Es verdad que su general partía y era evidente que los sucios políticos intentaban por todos los medios enlodar su memoria y su legado. Si de él dependiera formaría filas de nuevo en otro escuadrón e impondría la verdad y el orden como otrora.
Pero ya estaba desmovilizado, jubilado, callado como la institución se lo ordenara. Esa había sido su última orden: guardar silencio, e iba a cumplirla costara lo que costara.
Sus recuerdos, todos, se los llevaría a la tumba, leal hasta el último con su general y con la historia. Un soldado anónimo entregado por completo a su patria querida, eso era, así se veía a sí mismo.
Armando Jaramillo a sus órdenes, mi general -gritó de pronto- cuadrándose, para ahogar su sollozo. Cuando a mi me toque morir, mi general -continuó- lo seguiré también en el otro mundo, allá donde de seguro usted está siendo escoltado por arcángeles, reconocido como el salvador de esta tierra que tanto le debe.
Se estremeció un poco por la emoción y, acto seguido, sin perder su compostura militar, puso su antigua arma en la boca, la misma que había usado tantas veces para defender su patria de la amenaza extremista, y apretó el gatillo.


Escrito por Ernesto Langer Moreno
Ernesto escribe en www.escritores.cl

1 comentario:

Amanda dijo...

Buen texto, relatado de forma ágil y sin errores de sintáxis.
Es bueno e indispensable para un escritor, el saber - y atreverse - a presentar textos desde diferentes prespectivas. Este tiene a su favor el estar basado en hechos reales y el haber logrado una conformación del narrador del todo creíble, con un buen trabajo consistente en desmenuzar la psicológía del personaje.
Me gustó... lo leí más de una vez.

Amanda