16 de septiembre de 2008

oh melancolía


La pena me lleva
sabes

La ciudad se alza
sobre mis hombros
los ríos parecen llorar
la voz se traga el grito
del atardecer de púrpura.
Los nudillos
son rotos por el frío
bajo la corniza
duermen
cubiertos de cartón y trapos
los cuerpos
soñando vívidos recuerdos
húmedos de vino agrio
tiritan
soñando que corren
como los perros que toman sol
talvez sólo tienen miedo

El día que viene será borroso
el deseo ingenuo se dice
Si tan sólo pudieran
dormir hasta tarde
sin el el tumulto
o los trotes
de quienes van al trabajo
El furor de los que despiertan
cansados
y clavan la bocina
en nuestros oídos.
Sí, esta tristeza mía
sin explicaciones
no hay causa aparente
no hay guerra
ni muerte



Escrito por Eli Cárdenas
Miembro de El Puñal
http://www.chuscadesietesuelas.blogspot.com/

2 comentarios:

lichazul...elisa dijo...

la marginalidad está viva en cada paso de acera y en cada vuelta de esquina

desgarrador escrito
real como cada amanecer

un abracito de paz

Necropolis Errante dijo...

predisposición a la angustia...

"el día que viene será borroso"

la melancolía cotidiana...

"Sí, esta tristeza mía
sin expicaciones
no hay causas aparentes
no hay guerra
ni muerte"

bienvenida a mi averno....