8 de noviembre de 2009

TECHOS



Como quisiera tener un techo.
Suavecito.
Y un jardín
dónde no se aproximen las locomotoras.
Un techo y un jardín
con flores.
Y una mujer.
Una mujer
que se parezca al techo suave
y al jardin floreado.
Yo la cuidaria
te lo prometo.

Como quisiera tener raíces
raíces húmedas
y venados mordisqueando
y bebiendo de su leche.
Y huemules mansos y silenciosos
y cóndores y copihues y tods esos milagros.
Te prometo que los cuidaria
asi como cuido a mis hijas.



Escrito por Ian Welden. Invierno 2001, Valby, Copenhague.

1 comentario:

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

Bello y bucólico.

Hace falta un cuadro naif en nuestra realidad... Sí.