4 de septiembre de 2011

Un Ojo | Félix Lobos, Temuco - Chile



















Se abre un mundo como en un parto
Y sangra como un parto
Y duele como un parto
Pero vive, como la vida que sale de un parto;
Ideas que nacen
Razón, sin razón
No importa, lo que importa es la vida…

Erotismo:

Un vaso de leche, derramándose,
En el ojo del universo…

Tristeza:

Miles de estrellas fugaces, cayendo al vacío,
Y la luna, pálida, blanca, llorando al sol
Que se hunde en el mar…

Un cielo enlagrimado, con dioses desahuciados
Impotentes, y una noche que grita silencio;
Ruge un mar invisible
Y en el fondo del abismo, un ojo…

Húmedo, cristalino, universal
Un agujero negro en mi mente
Que absorbe,
Absorbe ideas, absorbe voluntad
Absorbe vida…

Un ojo vidente, manipulador, hipnótico
Hambriento, sediento;
Se destruye un mundo, se parte en dos
Dos átomos se reencuentran
Se consumen,
Se escupen, se hartan y se unen
En eterno ciclo, como una noria
Y un sino latente… esperando…
Una profecía que se cumple
Por la ley universal del azar divino,
Y luego, nada…


Félix Lobos: Nací en Purén, una comuna de la provincia de Malleco. En la actualidad, por motivos de estudio, vivo en Temuco, tengo 26 años y escribo desde los 16. Considero mis escritos una especie de "diario de vida-poemario", o en palabras de Enrique Lihn es mi "work in progress"... soy yo y cómo soy afectado por el mundo; es también una constancia, un poco inconstante, de mi existencia.

3 comentarios:

Maritza dijo...

Verdaderamente teje los versos de una manera artesanal y emocionante.

Felicitaciones.

Fernando Vargas dijo...

No puedo hacer odios sordos, ni hacerme el ciego ante este poema, hay clichés que son notorios, por ejemplo:

"Miles de estrellas fugaces, cayendo al vacío,
Y la luna, pálida, blanca, llorando al sol
Que se hunde en el mar…"

NO es posible caer en algo tan poco elaborado, ni la tendencia a la simplicidad podría evocar una imagen tan simplona. Miles de otros han escrito lo mismo, que la luna, que el sol, que el prado, cosas que provienen de esa literatura española que ya está arcaica y que tose polvo por doquier. Machado es algo repugnante, las sensaciones cambian con las épocas, como Rimbaud la modernidad debe estar en las letras, quizás en la acción de ser poeta día y noche, pero este poema está escrito como si un carnicero se pusiese a cortar flores con un machete. Cosa totalmente innecesaria, ¿Qué verso rescato?
Ninguno, aprecio el intento, más el intento no lo es todo. vamos! adelante, lea a Hebert!, a Bachmann, a Auden, Pound, o a quien quiera! vamos!

Anónimo dijo...

Me gustaron mucho los poemas. Saludos.